SOMOS TRABAJADORES …

… de las minas y de las fábricas, de las oficinas y del comercio, de los transportes y de los campos, de todas las regiones de España. Hombres y mujeres, luchamos por unas mejores condiciones de vida y de trabajo; por la libertad que nos sitúe en la perspectiva de un orden justo en una sociedad nueva y democrática.

... DE LAS NUEVAS GENERACIONES

Opuestos a cualquier tipo de totalitarismo y ajenos a toda servidumbre de partido o del Estado, somos las nuevas generaciones formadas en la lucha obrera de cada día; libres de prejuicios políticos que no hemos conocido, sin otras exigencias ni intereses que los puramente obreros, preocupados por el progreso económico y social de las distintas regiones españolas en el marco solidario de un Economía humana a escala nacional y mundial.

DE UN PAÍS QUE SE TRANSFORMA …

… impulsado por la industrialización, la transformación de la vida económica y el descubrimiento de las realidades internacionales, que van modelando una nueva mentalidad colectiva que se enfrenta:

Con un capitalismo caracterizado por la modernización de las industrias y el abandono de la agricultura; la introducción de nuevas técnicas de producción; la influencia creciente de los tecnócratas en las decisiones empresariales; la política de integración obrera y de Relaciones Humanas; el acceso de la Banca al poder; los fenómenos de concentración industrial y financieros que proyectan una política de dominación y poder en el marco de un sistema institucional hecho a su medida.

El desequilibrio económico cada vez más grande entre la agricultura y la industria; entre las regiones industrializadas y las que no lo están; como consecuencia de una política capitalista que por falta de racionalidad en sus inversiones, sacrifica las verdaderas necesidades del pueblo en función de su provecho particular.

Una clase trabajadora modelada por las exigencias de la producción que han modificado las formas de trabajo , y los sistemas de retribución, y la estructura de las categorías profesionales; en la que se integra la mano de obra rural y registra la expansión de sus fronteras de Clase hacia los técnicos y empleados. Una clase trabajadora en la que el aumento del nivel de la vida y el comportamiento de la masa en su acceso a los bienes de confort sufre la influencia capitalista de los grandes medios de difusión que utiliza la Economía de Consumo.

EN UN MUNDO QUE CAMINA A SU UNIDAD

Por los avances de la Ciencia y de la Técnica que han desarrollado las comunicaciones, las posibilidades de desarrollo han favorecido el intercambio de los Pueblos y naciones.

Por el despertar de los pueblos que tratan de liberarse del hambre, la opresión y la ignorancia, asumiendo sus propias responsabilidades para realizarse plenamente y ocupar el puesto que les pertenece en la comunidad universal.

Por la creciente interdependencia existente entre los distintos países en la vida económica, social y política, que exige un planteamiento y planificación a escala mundial, basado en el respeto de los pueblos, la Paz y la Solidaridad universal.

RECHAZAMOS EL SISTEMA CAPITALISTA

Por cuanto tiene de explotador del hombre por el hombre y antepone el lucro a las necesidades del pueblo; por ser un sistema que busca la expansión económica de las empresas privadas y de los grupos financieros antes que el desarrollo armónico de las distintas regiones y pueblos.

Por cuanto niega al pueblo no tanto el subsistir como la posibilidad de ser libre y responsable, que es tanto como decir su participación y control del Poder, falseando el juego democrático y monopolizando la información, con vistas a mantener un sistema económico-social que fabrica hombres ejecutores sin responsabilidad y consumidores pasivos estimulados por una publicidad creadora de necesidades.

NACEMOS AL SINDICALISMO

Irrumpimos en el Sindicalismo por ser históricamente el más próximo y fiel a los intereses obreros y a las necesidades del pueblo; y ser por excelencia el instrumento democrático de mayor eficacia al alcance de los trabajadores.

Porque nos hemos encontrado con una situación en que la continuidad de la lucha que iniciaron nuestros mayores ha sido rota por la guerra civil, y la incorporación de las nuevas generaciones al combate obrero exige el planteamiento de un nuevo Sindicalismo que responda a las aspiraciones de la Clase Trabajadora de hoy en una perspectiva de Unidad Sindical.

DE INSPIRACIÓN DEMOCRÁTICA

Porque sólo la democracia puede asegurar el pleno desarrollo del hombre y de todos los hombres en la realización de su propio destino social, a través de su participación libre y responsable.

Esto implica un modo de ser con los otros; un estilo de vida personal y social que supone una fe en el hombre y en el progreso, a la par que una voluntad irrevocable de ser LIBRE, se cada día más HOMBRES, con el mundo y con los otros.

La realización de esta Sociedad democrática exige:

  • Un respeto a los Derechos Fundamentales del Hombre.
  • La promoción cultural del pueblo.
  • Una democratización en la que lo económico y lo político se complementen y se den al mismo tiempo.
  • El garantizar una amplia y objetiva información, con vistas a la creación de una opinión pública.
  • La designación del Poder por sufragio universal.
  • La institucionalización que favorezca al máximo la participación y control del poder por parte del pueblo.

CON UNA VOLUNTAD DECIDIDA DE UNIÓN Y DE UNIDAD

Siendo el gran imperativo de nuestra existencia la promoción obrera y respondiendo a las exigencias de la base, nos hemos agrupado para luchar por la unión y lograr la Unidad Sindical de las diferentes tendencias obreras de inspiración democrática.

Hijos de la postguerra y libres de todo perjuicio que divide, hemos nacido para desaparecer en la gran Central Sindical Democrática de Trabajadores que relama el Movimiento Obrero, al cual servimos por encima de todas las dificultades, fieles a nuestra consigna de hacer un Sindicalismo de masa, pujante y democrático, capaz de emancipar a la Clase Trabajadora.

FIELES A LA TRADICIÓN Y A LAS EXIGENCIAS DEL PRESENTE

Nacidos del mundo del trabajo, hijos de antiguos sindicalistas muchos de nosotros queremos recoger las viejas tradiciones obreras fieles a continuar los postulados de cuantos nos precedieron, de acuerdo con las aspiraciones y necesidades de la Clase trabajadora de hoy.

EN MARCHA HACIA UNA SOCIEDAD NUEVA

No queremos un Sindicalismo que nos proporcione solo un mayor confort de vida. Luchamos por un Sindicalismo de masa, moderno y revolucionario, que haga valer nuestra dignidad de personas y trabajadores.

Instrumento de una nueva Sociedad moderna y democrática de hombres libres y responsables, reclamamos por el Sindicalismo democrático su puesto irremplazable en la producción, en la vida económica y política de la Sociedad, tanto nacional como internacionalmente.