En La Rioja el descenso se da como consecuencia de la temporada de vendimias y la contratación por las fiestas de San Mateo

 

Con el mes de septiembre llegan a su fin los contratos de la temporada de verano, y con ellos, el aumento del paro. Según los datos publicados hoy por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, el desempleo ha subido en 27.858 personas en el mes de septiembre, con 5.000 desempleados más que en el mismo periodo de 2016. El paro registrado se sitúa en 3.410.182 parados. El número total de personas inscritas sin empleo casi alcanza los 3,9 millones.

 En La Rioja el descenso en 766 personas se sustenta en los sectores con más temporalidad, Agricultura y Servicios, que aglutinan 574 de ese descenso total. No son datos que nos hagan pensar en creación de empleo estable, porque el leve repunte de la industria (-147) se verá compensado seguramente el mes que viene cuando finalicen los contratos de temporada tanto por las vendimias como por las fiestas mateas en estos sectores que han liderado el descenso. Lo mismo ha pasado en otras Comunidades ligadas al sector vitivinícola como Castilla La Mancha. Es relevante que de los 26.786 contratos celebrados este mes en La Rioja, sólo 1.178 hayan sido indefinidos, un 4,4 %.

La afiliación a la Seguridad  Social alcanza los 18,3 millones de ocupados, con 26.318 personas más en el mes de septiembre que se explica fundamentalmente por las nuevas afiliaciones en Educación (50.703), Actividades Administrativas y Servicios Auxiliares (25.019) e Industria Manufacturera (13.829).

 La mayor subida del paro ha tenido lugar en el sector Servicios, donde el paro ha crecido en 29.601 desempleados más (1,29%).

 En el segundo mes consecutivo de aumento del desempleo, desde USO nos preocupa principalmente la alta precariedad y temporalidad del empleo, ya que más de 1.800.000 contratos han sido temporales. Si comparamos con septiembre de 2016, los contratos temporales han aumentado un 3,7%. Uno de cada  tres contratos es temporal  y a tiempo parcial.

 Si nos fijamos en el número de personas que han sido contratadas, podemos apreciar que lo que prima es la altísima temporalidad y la escasa duración de los contratos, ya que casi 1,5 millones de personas han sido objeto de un contrato en septiembre.

 En este contexto, el 40% de los desempleados queda fuera del sistema de protección por desempleo, incidiendo en acrecentar la desigualdad social que la crisis ha instalado en nuestro país.

 Desde USO exigimos que se ponga freno a la expansión de la contratación temporal, penalizando a las empresas que hacen uso de este tipo de contratación para cubrir necesidades empresariales permanentes, reforzando a la Inspección de Trabajo, y que se apueste decididamente por llevar a cabo los cambios necesarios en el mercado laboral para fomentar la contratación indefinida.