Los datos en positivo son siempre bien recibidos, sin embargo el 92% de los contratos suscritos en el mes de mayo han sido temporales, lo que vuelve a poner de manifiesto que la temporalidad sigue tirando del empleo. A la vista de los datos publicados hoy por el Ministerio de Empleo y Seguridad, se continúa creando empleo pero éste es temporal y precario.

El mes de mayo cerró con un descenso del desempleo de 111.908 personas y 3,7 millones de demandantes de empleo no ocupados. La afiliación a la Seguridad Social registró un buen dato con 223.192 nuevas afiliaciones, alcanzando el total de 18.345.414.

El descenso del desempleo en La Rioja en 889 personas va vestido de estacionalidad y temporalidad, siendo agricultura y servicios los sectores en los que se ha producido mayoritariamente el descenso (-389 y -260 respectivamente, es decir 649 de los 889).

De nuevo, Servicios, con 70.994 personas, y Construcción, con 14.907, han sido los sectores donde más contrataciones se han realizado. La contratación ha subido hasta superar los 2 millones, pero tan solo el 8,25% han sido indefinidos.

El empleo vuelve a cifras de 2009 pero la calidad del mismo ha ido en detrimento año a año. La calidad del empleo no crece al ritmo al que avanza la economía, que está creciendo al 3%. No se puede seguir fomentando la contratación temporal, ni los contratos de corta duración, ni los bajos salarios, porque de esta manera la mejora económica no podrá apreciarse en el conjunto de la ciudadanía. La solución no puede seguir siendo fomentar el empobrecimiento de los trabajadores y pensionistas mientras las empresas registran récord de beneficios.

En cuanto a las prestaciones por desempleo, en abril el número de beneficiarios se situó en 1,8 millones, dejando la cobertura en el 53,8%, que sube ligeramente con respecto al año anterior pero continúa dejando fuera del sistema a casi la mitad de los desempleados.