La Cumbre Social denuncia las violaciones de los DDHH que sufren las personas LGTB
La Cumbre Social Estatal ha denunciado las violaciones de los derechos humanos que siguen sufriendo las personas LGTB. Las organizaciones miembro de la Cumbre Social, entre ellas USO, remarcan en esta ocasión la discriminación que sufren, por diversos motivos, las personas con diferente orientación y/o identidad sexual.

La transexualidad todavía sigue siendo considerada injusta y erróneamente una enfermedad. Mientras la Organización Mundial de la Salud y otros organismos médicos internacionales no eliminen la transexualidad de su listado de enfermedades mentales, la lucha por la erradicación de la transfobia no será posible. Es preciso recordar que en lo que llevamos de año ya se han cometido 100 asesinatos de personas trans en todo el mundo.

En nuestro país, igualmente, es precisa una Ley Integral Trans para que deje de ser tratada como una patología la transexualidad y atienda a las necesidades de menores y personas migrantes.

Por otra parte, la bisexualidad, a cuya visibilidad dentro de la diversidad la FELGTB está dedicando este año 2016, sigue siendo la orientación sexual más estigmatizada e invisibilizada. La bifobia que sufren las mujeres y los hombres bisexuales es fruto tanto del desconocimiento de su existencia como de los estereotipos que todavía lleva emparejados. Por ello, las personas bisexuales pueden sufrir homofobia al ser identificadas como homosexuales y también bifobia al ser invisibilizadas o consideradas homosexuales armarizadas.

El efecto más sangrante resultante de la discriminación son los delitos de odio, que afectan a todas las personas LGTB, y que requieren de un claro compromiso político e institucional que lleve a prevenirlos con medidas pedagógicas, perseguir a quienes cometan las agresiones y a proteger a las víctimas