En el Día Internacional de Lucha contra el Sida, desde USO queremos reivindicar la necesidad de no bajar la guardia ante el VIH, porque a pesar de la gran cantidad de información de la que disponemos se ha retrocedido en el objetivo de alcanzar cero transmisiones de VIH en el año 2020. En los últimos tiempos la preocupación por el sida parece haber dejado paso a otros problemas, pero no debemos olvidar que la propagación del VIH, no se ha frenado en España ni tampoco a nivel mundial.

Y sorprenden algunos de los últimos datos conocidos que nos dicen que uno de cada tres nuevos diagnósticos de VIH es el de un joven de menos de 30 años. Es necesario reforzar de nuevo la información y prevención sobre el VIH pues parece que el paso de los años ha relajado los comportamientos y hemos olvidado la importancia de utilizar preservativo en las relaciones sexuales.

El VIH está rodeado de mitos, de estigmas que marcan a las personas que lo sufren. Así, la tasa de desempleo entre los afectados por VIH/SIDA es mayor a la media estatal; los enfermos se enfrentan a discriminación y prejuicios que condicionan su acceso y trato en el trabajo, viéndose en muchos casos privados de su medio de vida. Por ello, desde USO rechazamos la estigmatización y discriminación por el estado de salud, y repudiamos la vulneración de los derechos humanos en el trabajo.

En el caso de las mujeres con VIH, éstas se enfrentan a una doble discriminación. Las mujeres con VIH no son parte de los estudios clínicos, lo que hace que los tratamientos sigan las normas masculinas y, en caso de ser víctimas de la violencia sexual, disponen de poco o nulo poder de decisión sobre sus relaciones sexuales, estando indefensas ante posibles contagios.

Por otro lado, la erradicación de la transmisión materno infantil está cerca pero deber seguir siendo primordial que los servicios sanitarios generales y especializados tengan los medios y el personal para atender en todo el territorio nacional a las mujeres portadoras del VIH antes, durante y después del embarazo. El CEDAW considera preocupante medidas como el Real Decreto Legislativo 16/2012, que excluyó a las personas inmigrantes en situación administrativa irregular de la cobertura sanitaria universal, medida que ha tenido un efecto desproporcionado en las mujeres migrantes y podemos añadir en las mujeres con VIH/Sida, mujeres triplemente discriminadas, lo que les ha privado del acceso gratuito a los servicios de salud sexual y reproductiva.

Según datos de la ONU, en la actualidad, 15 millones de personas tienen acceso a tratamiento contra el VIH. Las nuevas infecciones se han reducido un 35% desde el año 2000, y las muertes por causas relacionadas con el sida han bajado un 42% desde 2004, año en el que alcanzaron una cifra muy elevada. La ONU apuesta por la estrategia de Respuesta Rápida para poner fin al SIDA, con el objetivo de erradicar esta epidemia hacia el año 2030 en el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible se necesitará acelerar la inversión, el compromiso y la innovación.

Desde USO, como miembro de la Cumbre Social, apostamos por un pacto de Estado frente al VIH, el sida, el estigma y la discriminación, solicitando a los partidos políticos que promuevan un amplio consenso político en torno a las políticas de respuesta al VIH -tanto en sus aspectos clínicos como sociales- que establezca un marco estable y equitativo de intervención en este ámbito, y su consideración como políticas de estado ante la situación de la enfermedad en España.